Pirámide invertida: ¿amenazada por SEO?

Seguro que alguna vez has hecho una consulta en Google tan sencilla, tan sencilla, que te frustras cuando descubres que muchos enlaces dan respuesta a la misma al final del artículo en vez de al principio, haciéndote perder tiempo. La redacción en internet responde a características diferentes a la de los artículos del periodismo tradicional. ¿Está la popular pirámide invertida en peligro?

piramide invertida

Algunos internautas ya lo han interiorizado. Si haces una consulta sencilla en internet, las probabilidades de que tengas que hacer scroll -traducido, darle a la ruedecita del ratón- dentro de una web para dar con la respuesta rápidamente son elevadas. Si es verdad que las páginas web están escritas para ayudarnos, ¿por qué no nos dan la respuesta inmediatamente?

En otras palabras, si he hecho una pregunta fácil de contestar, ¿qué sentido tiene que me hagan leer toda una introducción?

Estoy convencido de que te ha pasado alguna vez y que últimamente entras en las páginas como elefante en una cacharrería rodando la ruedecita hacia abajo sin siquiera ver dónde estás ni a dónde te diriges, rastreando la información buscada. ¿Te suena?

La razón de esto es que las páginas web ya no están redactadas pensando únicamente en ayudarte. Internet no es ese sitio donde acudes con una pregunta concreta y rápidamente obtienes una respuesta que soluciona tus problemas y la verdad es que, el porqué, tiene sentido.

Veamos otras cosas que igual te suenan:

Seguro que has entrado en páginas web con párrafos tan pequeños que directamente son frases.

Es como si el autor escribiera así.

Y siguiera escribiendo así, aunque siga hablando de lo mismo.

Y ¡toma ya! ¡le da al intro otra vez! Si total, ¡darle al intro es gratis!

Qué raro, ¿no? ¿por qué no lo escriben todo en el mismo párrafo? ¿a qué viene tanto salto de línea si el tema del que se habla es exactamente el mismo que el del renglón anterior? Parece que hay una obsesión por alargar la página lo máximo posible, como que más de cuatro o cinco líneas seguidas son demasiadas para los lectores internautas… ¿no estamos perdiendo un poco el juicio?

Luego también te habrás dado cuenta de que muchas páginas te invitan a seguir leyendo. «¿quieres saber más sobre patatín y patatán? ¡Pues sigue leyendo, porque en este artículo te voy a explicar todo sobre ellos!» 😉😉

¿A que te suena? Y dices, pues bueno, voy a seguir leyendo, todo sea por resolver mi duda. Pero dos párrafos más abajo vuelves a leer algo parecido: «¡no dejes de leer! La respuesta a patatín y patatán es muy simple».

Vale amigo, pero dámela ya, que llevo ya dos minutos leyendo tu artículo y estoy como cuando entré, ¡¡por favor deja de invitarme a seguir leyendo y dame la respuesta!!

¿Sabes por qué pasa esto? ¿quieres saber a qué se debe y qué tiene que ver con la pirámide invertida? ¡pues sigue leyendo, porque en este artículo te voy a contar por qué la pirámide invertida está en peligro! (lo siento, tenía que hacerlo xDxD).

Pero antes… (esto también es muy típico, ¡siempre hay algo importante que decir antes de resolver la consulta!) ¿te has fijado en la cantidad de enlaces que ponen los autores a lo largo de todo el artículo? En algunas páginas son tantos que uno ya no sabe si está leyendo un artículo o una lista. Esto también tiene que ver con lo que te voy a contar a continuación y está totalmente relacionado con el fin de la pirámide invertida en internet. Ups, creo que me pasé con este párrafo, ¡espero que no te sangren los ojos de lo largo que es!

Lo hacen para mejorar el posicionamiento

Sí, amigo. El tiempo que pasas en una página web, a pesar de ser difícil de medir, es un factor clave para que la web en cuestión obtenga una buena posición en Google. Por eso, muchos autores especializados en SEO te tienen rato y rato con introducciones y descripciones obvias completamente innecesarias para alargar ese tiempo que pasas conectado a su página.

¿Y lo de los párrafos cortos también? Claro, lo de los párrafos cortos sirve no sólo para que no te asustes a la hora de leer, sino también para que la página sea más larga a lo alto y por tanto tardes más en llegar hasta abajo.

Por eso, como la altura de la web es más larga y para mantenerte «pegado a la pantalla», tienen que poner constantemente frases como «sigue leyendo», «no pares de leer», «enseguida te voy a explicar cómo hacer esto en tres simples pasos», etc.

Lo de la ingente cantidad de enlaces y anuncios entre párrafos, pues también ayuda a eso y si además clicas en ellos la página mejora su posicionamiento todavía más o gana dinero, respectivamente.

¿El fin de la pirámide invertida?

Esta nueva forma de redactar me lleva a pensar que la obsesión por el posicionamiento en buscadores podría acabar con la pirámide invertida. ¿Te das cuenta? Al utilizar la pirámide invertida, la información más importante se coloca en primer lugar para que aquellos lectores sin tiempo puedan leer otras informaciones del día.

Sin embargo, si la autoridad de las páginas web, de cara a su posicionamiento, depende en parte del tiempo que los usuarios pasan conectados a las mismas, redactar de esta manera no tiene ningún sentido. Los creadores de las páginas web quieren que pases más tiempo leyendo su contenido porque es una excelente manera de que sus webs puntúen mejor en Google.

Por eso no les renta resolver tu duda de inmediato, sino tenerte un poquito más de tiempo leyendo, anticipando la información y metiendo enlaces entre párrafo y párrafo para que pases un segundito más en su web. La parte importante de la información queda relegada al centro del artículo, en vez de ir colocada en los primeros párrafos como en una estructura de pirámide invertida.

Ni que decir tiene que, si clicas en algún otro artículo, eso tiene premio porque Google entiende que el contenido es bueno. He llegado a leer artículos que tenían un párrafo, un enlace, un párrafo, un anuncio, un párrafo, un enlace… Y así. Eran dificilísimos de leer, vaya. Y si encima están todo el rato diciéndote que «sigas leyendo», pues es que todo el pastel queda al descubierto: ¡no hay que abusar!

Creo que sería un error tremendo que el periodismo se dejara llevar por este tipo de tretas propias del posicionamiento SEO. La pirámide invertida es la mejor manera de obtener una información general cuando hay otros artículos que leer. Esconder los datos más importantes en el texto no ayuda a solucionar un problema con facilidad, sino que hace perder el tiempo al lector para que los índices de estancia en la web sean más elevados.

Por otro lado, me pregunto si este tipo de técnicas para mantener a los internautas leyendo pasarán factura a la concepción general de la búsqueda de información en internet. Es verdad que muchos artículos no utilizan estos truquitos, pero también es verdad que las páginas mejor posicionadas sí los utilizan. ¿Hará el próximo algoritmo de Google algo al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *