Cómo aparecer en los medios gratis

Si te gustaría aparecer en los medios de comunicación gratis, no dejes de leer este artículo. ¡Es un trabajo duro pero es posible!

Algunas agencias de relaciones públicas tienen unas tarifas realmente elevadas, muchas veces inasumibles para muchos emprendedores con una gran idea, pero pocos recursos. ¿3.000€ al mes por una estrategia de relaciones públicas? No, gracias. Sin embargo, no es necesario tener un conocimiento especial ni hacer un gran desembolso para tener presencia en medios. Lo único que hace falta es tiempo e insistencia. Si dispones del primero -si eres emprendedor probablemente no te faltará lo segundo-, puedes hacerlo tú mismo.

Paso 1: crea una pequeña base de datos

Lo primero que tienes que hacer es una lista de los medios, suplementos, programas o secciones que te interesan. Asegúrate de visitar las secciones de contacto de sus páginas y apuntar los correos genéricos de las redacciones -y secciones-, así como los nombres de los periodistas que firman artículos sobre el sector al que pertenece tu proyecto. Si tienes tiempo, puedes llamar directamente a los teléfonos de los medios y preguntar por la dirección de correo personal del periodista en cuestión. En muchas redacciones no tendrán problema en facilitártelo, ya que suelen ser direcciones de correo habilitadas para recibir sugerencias y notas de prensa. Busca e incluye direcciones de Europa Press y EFE.

Cuando estés satisfecho con tu lista -intenta que sea lo más amplia posible, lo ideal es tener varios cientos de direcciones de correo-, es momento de escribir un email contando tu historia. Si bien es cierto que las agencias de comunicación se dedican específicamente a redactar estos correos de forma profesional, no es necesario que tu mensaje tenga el formato de una nota de prensa. De hecho, incluso podría resultar más genuino para el periodista.

Paso 2: redacta un correo explicando tu proyecto

Antes de empezar a escribir, debes tener en cuenta una cosa importantísima: los periodistas buscan siempre contenidos relevantes, actuales, noticiables y a poder ser exclusivos. Para ello, tienes que buscar lo que se llama ángulo noticiable, es decir, una razón por la que la información que estás enviando tiene relevancia informativa. Contextualiza, piensa qué aporta tu proyecto a la sociedad, qué beneficios ofrece a las personas, en qué innova y qué características diferenciales tiene. Lee noticias recientes sobre el sector en el que se mueve tu proyecto e intenta buscar una conexión con ellas. Se trata, en definitiva, de buscar el gancho que haga tu historia interesante desde un prisma periodístico y evitar a toda costa que parezca un contenido publicitario. Busca una o dos imágenes de calidad de tu empresa o proyecto para incluirlas en el email.

Las primeras líneas del texto son las más importantes -no esperes que lean todo el mensaje si no consigues engancharlos ahí-, así que coloca lo más importante al principio con frases concisas y sencillas de leer. Puedes explayarte más abajo siempre que tengas en cuenta que tu misión es ofrecer un contenido informativamente relevante. Incluye enlaces que dirijan a páginas con más información sobre tu proyecto e incluye, al final del mensaje, un pequeño párrafo con una descripción objetiva de tu empresa, datos numéricos -si los tienes- e información de contacto -email y teléfono-. También puedes incluir enlaces a tus redes sociales o a algún vídeo presentación. Por último, decide cuándo vas a enviar la información con un margen de al menos tres días.

Paso 3: haz un par de llamadas estratégicas

Una vez hayas redactado el mensaje, crea otro archivo de texto y resume lo más importante en cuatro o cinco puntos. Es recomendable que hagas este pequeño ejercicio para no bloquearte durante las llamadas que vas a hacer. Después, mira la lista de direcciones que confeccionaste anteriormente y elije cuatro o cinco medios que te interesen especialmente. Busca sus teléfonos en Internet, llama y pide que te pasen con el periodista que redacta sobre la temática de tu empresa. Si tienes suerte y consigues dar con la persona apropiada, cuéntale brevemente quién eres, en qué consiste tu compañía y qué información noticiable puedes ofrecerle. Dile que tienes pensado enviar una información el día que elegiste en el paso anterior, pero que tienes un interés especial en salir en el medio para el que trabaja y que por eso estás llamándole antes de lanzarla. Probablemente te pedirá que se la envíes. Si es así, hazlo. Si no, llama al siguiente medio hasta que alguno te haga caso.

Espera hasta el día anterior al envío general del mensaje y vuelve a ponerte en contacto con el mismo periodista. Pregúntale si le pareció interesante y menciona de manera amable y casual que al día siguiente vas a enviar la información a todos los medios. Si aún así no consigues que se interese, no te preocupes. Ten en cuenta que las redacciones reciben cientos -y miles- de correos todos los días y a veces es difícil que te hagan caso. Puedes llamar a otro medio y retrasar el envío del mensaje que redactaste todo lo que quieras hasta que consigas algo relevante o te canses -este paso es agotador-. Si consigues que algún medio relevante se interese por tu historia, envía la información al resto de redacciones uno o dos días después de que la publiquen.

Paso 4: envía la información

Independientemente de si en el paso anterior has conseguido alguna cobertura interesante o no, es el momento de enviar tu mensaje a las redacciones que seleccionaste al principio. En primer lugar, asegúrate de colocar las direcciones en el espacio de copia oculta -CCO-, ya que de no hacerlo podrías estar infringiendo la ley. Si vas a realizar el envío de forma manual, asegúrate de no incluir demasiadas direcciones a la vez para evitar que tu correo sea considerado SPAM -muchas redacciones tienen filtros de correo basura-. Si tienes tiempo, ganas y los nombres de algunos periodistas, te recomiendo que personalices un poquito los correos. Una vez realizado el envío, llama a las agencias de noticias más importantes -Europa Press y EFE- para asegurarte de que han recibido la información. A partir de ahora, lo único que puedes hacer es insistir. Si nadie se pone en contacto contigo, reescribe un poco tu mensaje y reenvíalo la siguiente semana.

Otras opciones

Estos cuatro pasos son en realidad algo bastante básico, ya que hay otras muchas cosas que puedes hacer. Por ejemplo, algunos medios publican artículos de opinión que tú mismo puedes redactar. Otra cosa que funciona muy bien es invitar a un periodista a tomar un café para contarle en persona lo que haces. Si te dice que no puede salir de la redacción, dile que tú puedes acudir a ella.

En definitiva, lograr repercusión en medios de comunicación es duro, sacrificado y requiere tiempo y dedicación, pero no es imposible. Las agencias de comunicación existen porque mucho del trabajo aquí descrito ya lo tienen hecho -especialmente las bases de datos-, pero si no puedes gastarte demasiado dinero en una estrategia de relaciones públicas, siempre puedes intentar conseguir alguna publicación por tu cuenta. Un último consejo: apunta alto. No descartes medios de comunicación importantes sólo porque creas imposible aparecer en ellos, pues tú no sabes en qué pueden estar trabajando en ese momento y tu proyecto podría encajar en sus informaciones del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *